sábado, 12 de enero de 2008

Inercia Organizacional y Resistencia al Cambio

Pocas organizaciones actuales pueden tratar el cambio como una perturbación ocasional en un mundo siempre tranquilo y estable. Los que lo hacen, corren gran riesgo, todo cambia demasiado rápido para que cualquier organización o sus gerentes se vuelvan complacientes. Las ventajas competitivas tienen muy poca duración en la mayoría de los casos, regularmente menos de dieciocho meses. Una compañía como People Express Airlines (una empresa sin lujos y sin necesidad de reservaciones) fue descrita una vez como una empresa "moderna" y modelo y poco tiempo después se declaró en bancarrota. Como señalan algunos escritores con acierto, el viejo dicho de "si no está roto, no lo arregles", ya no tiene aplicación; en lugar de ello se sugiere, "si no está roto es porque no te fijaste bien. Arréglalo de todos modos".


Como agentes del cambio, los gerentes deben estar motivados a iniciar el cambio porque están comprometidos a mejorar la efectividad de su organización. Sin embargo, el cambio puede ser una amenaza para los gerentes así como también el cambio puede ser una amenaza para personas en puestos no gerenciales. Las organizaciones pueden generar una inercia o reacción que motive a las personas a resistirse al cambio de su statu quo, aun cuando ese cambio pudiera ser beneficioso para ellos.